Zurito, en busqueda de la Estrella Michelín

Taco de Cordero

Puntuación

Las estrellas Michelin son mucho más que un reconocimiento a la labor de un restaurante, a través de ellas se reflejan una serie de elementos inmateriales que giran alrededor de la excelencia gastronómica, y que depositan en sus tenedores la responsabilidad de hacer soñar y disfrutar con sus platos a todos los que les visitamos.

La obtención de este galardón es un camino duro, no exento de complicaciones y al que no todos consiguen llegar. Sin embargo, con buenas ideas, creatividad y sobre todo esfuerzo estamos seguros que es mucho más fácil alcanzarlo.

En el objetivo de lograr su primera estrella Michelin se encuentra Modesto Bargueño, que desde hace 15 años viene ofreciendo en su restaurante Zurito de Pozuelo una cocina basada en una excelente materia prima, en donde se alternan las elaboraciones clásicas con las técnicas de cocina más vanguardistas, todo ello en un restaurante con decoración de corte clásico.

Salon Zurito

Salon Zurito

Comedor Zurito

Comedor Zurito

Comedor Zurito

Comedor Zurito

Salon Privado Zurito

Salon Privado Zurito

Sin embargo, Modesto Bargueño no ha querido que Zurito quedara encasillado como otro restaurante más en el que comer bien y, por eso, hace que su cocina esté en permanente actualización. Para ello, ha decidido hacer una apuesta arriesgada y ha introducido dos nuevos menús degustación (35€ – 48€) en los que se hacen guiños permanentes a las tendencias más actuales.

En nuestro caso nos decantamos por el menú corto, que comenzaba con una trilogía de snacks, donde nos encontrábamos con una mantequilla de foie con polvo de oro de textura muy cremosa y sabor comedido, que se presentaba de forma original sobre media botella de cristal, acompañada de un crujiente de cereales y un pan de cristal. Junto a la mantequilla de foie, un bola verde de origen ecuatoriano, con textura harinosa e insípida de sabor que no terminó de convencernos. Para terminar con los snacks, una original oliva rellena de gelatina de blody mary sobre tierra de tomate seco. En resumen, un comienzo prometedor al que le faltan algunos ajustes, pero nada que con un poco de tiempo no se pueda solucionar.

Trilogia de Snacks

Trilogia de Snacks

Continuando nuestro recorrido por el menú, probamos el carpaccio de bogavante y cilantro, con gazpacho de pepino y yogurt, un plato fresco, típico de esta temporada estival, en el que no solo jugaban las texturas, sabores y olores de los ingredientes, sino también los colores, haciendo un plato colorido y lleno de matices al que, en nuestra opinión, le sobraba un poco de vinagre.

Carpaccio de Bogavante con Gazpacho de Pepino

Carpaccio de Bogavante con Gazpacho de Pepino

Tras probar el gazpacho, era el turno del ceviche de corvina con huevas de pez volador, bolas de mago, bolsita de guisantes crujientes y wasabi. Quizás de los platos que más nos gustó y en el que solo con leer todos sus ingredientes uno se hace a la idea de la complejidad de sabores que contiene y en donde realmente se ven las manos del cocinero, ya que se hace necesaria una gran delicadeza para su combinación.

Ceviche de Corvina

Ceviche de Corvina

Dejando a un lado los platos de sabores ácidos y cítricos, dimos paso a un carpaccio de presa ibérica marcada, sorbete de espárrago blanco y yuzu, un plato que, si bien presenta una gran complejidad en su elaboración, a nosotros nos dejó un poco indiferentes, ya que a nivel de presentación y de originalidad se quedaba atrás respecto a lo que habíamos probado hasta el momento.

Carpaccio de presa

Carpaccio de presa

A pesar del bache del carpaccio, retomamos la senda del buen camino gracias a un meloso de rape y trufa con alioli negro, un arroz al nivel de las mejores arrocerías valencianas, con un punto de cocción del arroz y del pescado excelente, que ponía de manifiesto el paso de Modesto por los fogones del Meliá Castilla, uno de los templos históricos del arroz madrileño.

Arroz Meloso con Rape

Arroz Meloso con Rape

Todavía con el buen sabor de boca que nos había dejado el arroz, era el momento de dar paso a los “principales”, de la mano de una merluza de pincho asada sobre crema de guisantes y acompañada de percebes, de sabor intenso, excelente punto de cocción y a la que solo podemos poner el “pero” en su presentación, ya que creemos que era un plato que podría lucir mucho más.

Taco de Merluza

Merluza de Pincho

Antes de pasar a los postres, el plato que sin duda por sí solo se merece una estrella Michelin fue el taco de lechazo, cocinado a baja temperatura, sobre base de cous cous, ahumado en su propio humo y todo ello rociado de su caldo. De este plato solo podemos decir que bien merece una visita a Zurito, ya que refleja tradición, vanguardia, elegancia, sabor y técnica. Un plato TOP.

Taco de Cordero

Taco de Cordero

Tras el apabullante despliegue gastronómico que acabábamos de vivir, en el que se apreciaba un menú que había conseguido ir de menos a más, era necesario un respiro que vino en forma de sorbete de mojito y que suponía el cambio perfecto de sabores para afrontar los postres. En primer lugar se daba paso a una tradicional tarta de manzana con helado de vainilla, en donde el punto de cocción no era el idóneo, pero que se podía perdonar gracias al excelente sabor a mantequilla que presentaba el hojaldre.

Sorbete de Mojito

Sorbete de Mojito

Hojaldre de Manzana

Hojaldre de Manzana

Posteriormente un postre con sello de identidad, como el tiramisú de Zurito, presentado de forma original en un envase con el sello de zurito y del que destacamos la base de gelatina de amaretto que le daba un toque muy original. Como despedida, los siempre elegantes petit fours, que no pueden faltar en una buena mesa.

Zurito de Tiramisu

Zurito de Tiramisu

Petit Fours

Petit Fours

Petit Fours

Petit Fours

En cuanto a bodega, decir que Zurito presenta un gran nivel de referencias, la mayoría de corte clásico y donde echamos en falta que se juegue con propuesta algo más atrevidas, que estamos seguros que maridarían a la perfección este menú degustación.

Después de nuestra experiencia en Zurito, podemos decir que su menú es toda una declaración de intenciones para conseguir su primera estrella Michelin. Aunque a día de hoy se encuentre lejos de ella, estamos seguros que manteniendo la ilusión que vimos en sus platos y la línea de trabajo que ha caracterizado la cocina de Modesto, la obtención de la misma pasará a ser un objetivo factible.

www.zurito.com//
Calle Lope de Vega, 2 (Pozuelo)
91 352 95 43
35€-47€

Nuestra Puntuación

5 Comments

  • Responder julio 7, 2015

    Carmen Martinez Ibáñez

    Para mi,yá tiene Zurito su estrella,su Cheff,Modesto Bargueño es un kaki!!! Arriba Zurito !!!

  • Responder julio 8, 2015

    Pedro cano

    Zurito es impresionante y su punto fuerte es que te sientes como en casa además de su excelente calidad y materias primas que no deja a nadie indiferente el servicio es inmejorable en todos los sentidos y el chef una estrella

    • Responder julio 8, 2015

      Carmen Martinez Ibáñez

      Totalmente de acuerdo contigo Pedro Cano,aparte de la comida exquisita,el trato de su gente es inmejorable.Te sientes,tan feliz como en tu propia casa.

      • Responder julio 8, 2015

        Álvaro Francisco Modet Coello de Portugal

        Comer en Zurito es un placer para los sentidos, el respeto por el producto de mayor nivel y la calidad de las elaboraciones que realiza Modesto Bargueño hace que el comensal descubra en cada plato sabores que asombran al paladar.

  • Responder julio 9, 2015

    Carmen Rodríguez

    Es un espectáculo de sabor, el CHEF con mayúsculas, magnifico todo en Zurito

Deja un comentario

Deja un comentario