¡Un cocido…. Por favor!

Ahora que el invierno acaba de terminar, qué mejor manera de despedirlo que con un buen cocido madrileño.
La tradición manda que el cocido se tome en tres «vuelcos»,por ello quiero  hacer un homenaje a los tres mejores lugares de Madrid en los que disfrutar de cada uno de los “tres vuelcos” al máximo.

Con el  primer «vuelco» y por ser junto a Botín, el restaurante más antiguo de Madrid, rindo homenaje al casi bicentenario Lhardy.

Este afamado restaurante, que abrió sus puertas en 1839 como una pastelería, es considerado en la actualidad como uno de los referentes no solamente de la cocina sino también de la cultura madrileña. A lo largo de estos casi doscientos años por sus mesas han pasado políticos, escritores, artistas y demás personajes que han contribuido a agrandar su leyenda.
En cuanto al cocido me resulta difícil, por no decir imposible,  resumir en tres líneas el resultado de un cocido tradicional que llevan preparando durante más de dos siglos; por lo que  mi recomendación es que vosotros mismos lo probéis.
La carta de vinos incluye referencias de los mejores caldos existentes en el mercado, aunque el vino ofrecido por la casa es de altísima calidad. (Precio 60€).

En el segundo » vuelco» que mejor que  la Taberna la Bola que desde 1870 lleva deleitando a los madrileños con sus míticas «jarritas».

La Bola, regentada por la familia Verdasco, se caracteriza por su honestidad a la hora de elaborar este plato tan castizo y es que en esas pequeñas jarritas no sólo se incluye uno de los mejores cocidos de Madrid sino una tradición centenaria, que permanece en boga tras el paso de los años.
La carta de vinos como no podría ser de otra manera, es clásica. (Precio 30€).

Por último, en un tercer «vuelco» nos acercamos a la  Taberna la Daniela; por que hablar de La Daniela es hablar de la historia de Madrid.

La Daniela a diferencia de La Bola apuesta por una presentación más cuidada en la que no se deja lugar a la improvisación. En una gran fuente, que se sitúa en el centro de la mesa, se incluyen los gabrieles acompañados de la verdura, la carne y el tocino.
La carta de vinos se decanta por referencias clásicas y siempre haciendo un guiño a los vinos de la Comunidad de Madrid. (Precio 30€).

 ¡¡Aprovechad este plan para ir con la familia o con los amigos, antes de que llegue el calor!!

 

                                      

 

 


 

 

Se el primero en comentar

Deja un comentario