La Candela Restó, todo un Estrella Michelín

La Candela Restó

Puntuación

Descubrir restaurantes que apuesten por una cocina atrevida, original en la que se pueda ver realmente valor gastronómico, hoy en día es complicado, por lo que encontrarnos con lugares como La Candela Restó, es toda una alegría para foddies como nosotros. Tenemos que dar las gracias de este descubrimiento, a nuestra amiga Ana de FoodStorming, la cual nos lo recomendó, ya que ella había disfrutado mucho en su visita.

Captura de pantalla 2015-03-06 a la(s) 01.05.09

La Candela Restó es un paso más en la aventura de este restaurante, que tiene sus orígenes en Valdemorillo. Con una apuesta por una cocina cosmopolita, en la que se pueden ver elementos procedentes de diferentes culturas, se refleja la personalidad de su Chef Samy Ali de origen Sudanés y con experiencia en varios ciudades como Shangay, Londrés, Sudán.

Para acometer su desembarco en Madrid, han buscado una ubicación privilegiada a escasos metros del Palacio Real de Madrid, en un local de no más de 10 mesas, con la intención de dar un servicio exclusivo y personal a sus comensales, la decoración recuerda a la de un bistrot de aires renovados

Comedor La Candela Restó

Comedor La Candela Restó

La oferta de La Candela Restó, se basa en tres menús degustación de 48€, 62€ y 74€ respectivamente, en nuestra visita y teniendo en cuenta que era cena, optamos por el de 48€, ya que aun siendo el más corto era bastante completo. Por cierto, destacamos la originalidad de la vajilla.

Vajilla La Candela Restó

Vajilla La Candela Restó

El menú comienza con un Cucurucho relleno de humus, queso libanés y pepino a la menta, unos mochis de manitas de cerdos y unas esferificaciones de ceviche con huevas de trucha, todos ellos presentado de manera muy vistosa en una rama de árbol. En cuanto a su valoración, nos quedamos con el mochi de manitas de cerdo por su originalidad, difícil ejecución e intenso sabor, aunque cabe destacar la frescura que aporta la esferificación de ceviche, en lo que se refiere al cucurucho, creemos que no está a la altura de los otros dos.

Snacks

Snacks

Continuamos con un dumpling carbonara, caldo de jamón texturizado, espuma de tocineta y humo del pinar, un plato quizás un tanto pesado para una cena y que seguramente al medio día hubiéramos valorado de una manera más positiva, no obstante, hay que reconocer la gran presentación del plato.

Caldo de Jamón texturizado

Caldo de Jamón texturizado

Tras el caldo, llego el momento de uno de los platos más vistosos del menú, el “Huevo Ají chiken” aji de pollo de corral en huevo de oca, queso boofard, pimiento asado y aceituna de Aragón, de sabor intenso, con un toque picante y en el que se aprecian una gran variedad de matices que reflejan la personalidad de La Candela Restó y hacen de este un plato muy completo, quizás de los que más nos gustó.

Huevo Aji

Huevo Aji

En este incremento del nivel gastronómico, llego un mar y montaña, escenificado en forma de erizo de mar relleno de guiso de oreja con espuma de lima acompañado de pan chino y perlas de salsa holandesa, que volvía a resaltar el atrevimiento de este restaurante, aunque quizás este plato abusaba en exceso del picante, tenemos que decir que era de nivel notable.

Erizo con Guiso de Oreja

Erizo con Guiso de Oreja

Dando entrada a los platos de mayor peso en el menú, en primer lugar nos presentaron una albóndiga de perdiz al moscatel y berejena china, de textura carnosa, sabor medio y con matices variados que sugerían diferentes sensaciones.

Albóndiga de Perdiz

Albóndiga de Perdiz

En segundo lugar llego una kokotxa de bacalao, arroz salvaje con salsa acidulada, torreznos y naranja, la cual se enmarcaba de forma excepcional, permitiendo percibir todos y cada uno de los matices que se incorporaban en el plato, junto con el Huevo Aji, uno de nuestros favoritos de La Candela Restó.

Kokotxa

Kokotxa

Dentro de los postres, decir que encontramos grandes sorpresas, ya que diferencia de otros restaurantes en los cuales se olvidan de ellos, aquí se les da una gran importancia, comenzando con un cremoso arroz con leche, jengibre y crujiente de caramelo, al nivel del mejor arroz con leche de Asturias.

Arroz con Leche

Arroz con Leche

Para dar paso a uno de los postres más originales con los que nos hemos encontrado, como es la levadura en texturas, un plato lleno de sutilezas y sobre todo en el que se demuestra el ingenio empleado en la cocina de La Candela Restó, ya que un elemento tan primario como la levadura, es presentado en forma de helado, bizcocho y cerveza. Un 10 a la creatividad.

Levadura en texturas

Levadura en texturas

Acabamos los postres con un magnum home made, aunque este helado no era el final, ya que quedaba la sorpresa final de los petit fours, un broche de lujo a una gran cena, ya que combinaban sabores ácidos con toques dulces, a través de diferentes técnicas de cocina, como son las esferificaciones , crujientes, o bombones.

Magnum Home Made

Magnum Home Made

Petit Fours

Petit Fours

En lo que a bodega se refiere, en nuestro caso optamos por maridar la comida y hemos de decir, que es el mejor maridaje de los que hemos probado, muy superior al de los estrella Michelin que hemos probado, ya que aunaba originalidad, sencillez, precios ajustados y sobre todo grandes vinos.

Podemos decir que La Candela Restó, nada tiene que envidiar a cualquiera de los Estrella Michelin que actualmente podemos encontrar en Madrid, por lo que consideramos que este restaurante, es el gran olvidado y esperamos que en próximas ediciones, sea reconocido como se merece, ya que su cocina esconde originalidad, matices, sabores y técnica.

www.lacandelaresto.com
Calle Amnistia, 10
918 99 02 21
50€-80€

Nuestra Puntuación

Se el primero en comentar

Deja un comentario