Exclusividad en el Valle del Tietar: Hotel Nabia

05
Esperando que la vuelta de las vacaciones no haya sido muy dura, desde Gastrotxusan, regresamos esta temporada, con nuevas propuestas, nuevos restaurantes y un sinfín de experiencias, para los amantes de la buena gastronomía.
En esta ocasión, os vamos a invitar a que descubráis el valle del Tietar, al sur dela provincia de Ávila y encallado en la majestuosidad de la Sierra de Gredos. Es en este incomparable marco, donde se sitúa Nabia, uno de los hoteles que más nos ha sorprendido en los últimos años, no sólo por su incomparable ubicación y exquisita decoración, sino por el excelente trato que nos dieron tanto Iñigo como Sofía, a los cuales estamos muy agradecidos, por hacernos pasar un fin de semana inolvidable.
Este pequeño hotel, ha logrado en sus dos años de vida, convertirse en un referente para todos aquellos que busquen tranquilidad, trato exclusivo y excelente gastronomía a tan sólo una hora y media de Madrid.
Su decoración recordando a las clásicas casas de campo inglesas, permite que el descanso esté asegurado. Para los amantes de la lectura, os recomendamos la visita a su salón comunitario, en el que a través de sus cristaleras, podréis observar unas vistas espectaculares de la Sierra de Gredos, mientras disfrutáis de la variada oferta de su biblioteca.
En lo que a la gastronomía se refiere, hay que hacer una mención especial a su desayuno, en el que se apuesta por una materia prima de primera calidad, con zumos naturales, bollería artesanal, pan recién horneado y embutido de la zona, todo ello acompañado de unas vistas de ensueño. Sin dudarlo, no mentimos al decir que es un desayuno de 5 estrellas.
El único pero, que podemos decir de Nabia, es que a la hora de la comida y salvo en el mes de Agosto, es necesario bajar al pueblo.
Este hecho que inicialmente nos supuso un trastorno, nos permitió descubrir un restaurante familiar altamente recomendable como es Majavenero, a tan sólo unos kilómetros de Candeleda y en el que pudimos disfrutar de una excelente cocina en la que se entremezclan raíces extremeñas y castellano leonesas.
Siguiendo las recomendaciones de la carta, optamos por probar su ensaladilla rusa, de verduras de la tierra, así como un excelente jarrete ibérico con pimentón de La Vera.
De vuelta a Nabia y tras descansar en su piscina infinita con vistas al Valle del Tietar, nos preparamos para probar las creaciones de Iñigo, de las que tanto habíamos oído hablar.
Comenzamos con una mezclum de lechugas, con nueces y queso de cabra, un plato fresco ideal para empezar la cena.
Continuamos con una selección de quesos de la zona, en la que se entremezclaban, diferentes texturas e intensidades, que hacien de este un plato muy completo.
Junto con los quesos, probamos las excelentes croquetas caseras de Iñigo, las cuales situamos en el TOP 5 de Gastrotxusan.
Para terminar optamos por un tartar de salmón, del cual no tenemos fotos, ya que en Nabia el tiempo pasa sin darse uno cuenta y se nos hizo de noche, por lo tanto, lo mejor será que vosotros mismos vayáis a probarlo, porque ya os avisamos que era excelente.

Despues de la cena, los virtuosos del Gintonic, estáis de suerte, ya que teneis la posibilidad de preparar vuestra propia copa, pudiendo seleccionar de entre una gran cantidad de Gins y tónicas Premium.

www.hotelnabia.com
Carretera Santuario De Chilla, s/n, 05480 Candeleda, Ávila
920 38 23 07
150€

Se el primero en comentar

Deja un comentario