El Oso, un homenaje a la materia prima

1

Puntuación

Es sorprendente la repercusión que la gastronomía está adquiriendo, siendo raro el día en el que un afamado cocinero no salga en televisión, internet o prensa escrita realizando alguna de sus creaciones o promocionando diferentes productos, está claro que en España cuando cogemos un tema, lo cogemos con ganas y ya no nos resulta raro que cualquier amateur a la cocina tenga en su casa Agar Agar, Santana o demás componentes químicos utilizados en la alta cocina.

No obstante, hemos de decir que desde Gastrotxusan estamos encantados con esta nueva corriente, ya que consideramos que la cocina es una de las piezas fundamentales de nuestra cultura y un claro reclamo turístico, sin embargo, creemos que no hay que dejarse llevar por las modas y debemos tener claro que en nuestra cocina la materia prima debe de ser el actor principal, por ello, en nuestras búsquedas siempre pretendemos daros a conocer restaurantes en los que esta premisa sea su objetivo prioritario.

En esta ocasión nos hemos acercado a visitar a Maria Lorenzo y su hijo Borja que llevan casi 20 años al frente de El Oso, convirtiendo lo que antes era un antiguo tablao flamenco en todo un referente de la gastronomía nacional. Nosotros ya tuvimos la oportunidad de tener una primera experiencia con la cocina de Maria, en la visita a Esbardos, pero esta vez tocaba conocer al padre del Osezno.

Comedor principal El Oso

Comedor principal El Oso

A primera vista, nada más entrar en El Oso uno se da cuenta de que se encuentra en un restaurante de los denominados TOP, no sólo por el nivel del público asistente sino por la delicadeza a la hora de cuidar cada uno de los detalles, en nuestro caso y aprovechando el buen tiempo optamos por disfrutar de la comida en su famosa terraza, decorada con aires rústicos en los que se puede apreciar un claro aire asturiano, queremos aprovechar estas líneas para destacar la comodidad de sus sillas y la amplitud de sus mesas.

Terraza El Oso

Terraza El Oso

 

Barra terraza El Oso

Barra terraza El Oso

Una vez sentados y después de pedir la pertinente Mahou con olivas (nosotros somos más de patatas fritas), nos dispusimos a empezar con una comida en la que nos decantamos por los platos de temporada, que bajo la tutela de Borja han sido incluidos en la carta, empezando por un tomate rosa de Carabaña del que os vamos a decir lo que para muchos puedo resultar una obviedad, pero os aseguramos que no es tal y es que los tomates sabían a TOMATE, un sabor intenso, fresco, carnoso y puro que hacían buena la frase de menos es más, ya que un simple tomate con aceite y sal convertían a ese plato en todo un espectáculo.

Tomate rosa de Carabaña

Tomate rosa de Carabaña

Con el buen sabor de boca que nos había dejado los tomates, no podíamos irnos de El Oso sin probar sus famosas anchoas doble cero traídas desde Getaria y limpiadas una por una en sus cocinas, de estas anchoas todo lo que os digamos es poco, ya que es sorprendente como en un bocado tan pequeño se pueden concentrar tantos matices, por lo que os recomendamos que las apuntéis como un Must.

Anchoas Doble 0

Anchoas Doble 0

Otro de los clásicos al que no pudimos resistirnos fue al bonito de Villanueva, un plato que en nuestra visita a Esbardos nos sorprendió muchísimo y que en esta ocasión tuvimos la suerte de probar el del año 2012, en la cual pudimos percibir ciertas diferencias respecto de la de Esbardos, sin duda, un plato que pone de manifiesto lo dicho al principio del post, al ser todo un manifiesto a favor del cuidado por la excelencia en la materia prima.

Bonito de Villanueva

Bonito de Villanueva

Dejando de lado los clásicos y volviendo a los platos de temporada nos animamos con los arvellos, una legumbre a medio camino entre el guisante y el haba del que están tremendamente orgullosos en El Oso teniendo incluso su propia producción, con la que por desgracia les es imposible atender a la enorme demanda que este producto levanta entre los fieles de El Oso. Para su presentación los saltean con jamón de bellota Joselito.

Arvellos

Arvellos

Una vez acabados los entrantes y siguiendo las recomendaciones de Borja nos atrevimos a probar el CHULETÓN, lo pongo en mayúsculas en relación a su tamaño y calidad, una carne que se cortaba como mantequilla y que en la línea del resto de platos conservaba la pureza y la tradición, si lo vuestro es la carne os recomendamos que no dejéis de probarlo ya que además viene acompañado de una ración de patatas muy suculenta.

Chuletón

Chuletón

Para finalizar nuestra experiencia, no podíamos irnos, sin disfrutar una vez más del exquisito flan de queso, uno de los postres de los que María se siente más orgullosa y del que os podemos decir que es el broche ideal para una comida de semejante nivel.

Flan de Quesos

Flan de Quesos

Gastrotxusan os recomienda que vayáis a visitar este pequeño rincón de La Moraleja, en donde gracias a María y Borja se sigue manteniendo el cuidado por dar al público la mejor materia prima posible en un entorno exclusivo, sin duda un espectáculo para los sentidos.

http://www.restauranteeloso.com
Avenida de Burgos, 214
91 766 60 60
50€-60€

Nuestra Puntuación

Se el primero en comentar

Deja un comentario