El Esbardos se ha hecho mayor y es todo un Oso.

JSS_3164

Puntuación

La semana pasada el equipo de Gastrotxusan visitó Esbardos, el nuevo restaurante que María de Lorenzo ha abierto en el centro de Madrid, tras el éxito cosechado en La Moraleja en el afamado Restaurante El Oso.
Este proyecto ha mantenido la línea de su predecesor y por ello recibe el nombre de Esbardos que en Bable significa Osezno, sin embargo, para aquellos que busquen en este nuevo restaurante una réplica de El Oso, tenemos que avisar que os vais a encontrar con un gran número de sorpresas, que harán bueno el dicho de que “El discípulo supera al maestro”.
Gastrotxusantuvo la oportunidad de conversar con María y su hijo Borja, recientemente incorporado a la dirección del restaurante, los cuales nos contaron que Esbardos era todo un reto para ellos, ya que tenían la difícil papeleta de cumplir con las expectativas que los 18 años de historia de El Oso habían generado, además esta dificultad se veía acrecentada por las exigencias de una plaza como Madrid en la que cocineros de primer nivel han tenido que echar el cierre por la no aceptación del público.
Sin embargo, Esbardos dispone de una receta que es garantía de éxito, ya que combinan a la perfección el respeto por la cocina asturiana tradicional junto con un materia prima de primerísima calidad, todo ello aderezado por la sinceridad que refleja cada uno de sus platos.
Ante una propuesta de estas características estábamos deseando disfrutar de la experiencia gastronómica, la cual empezó con un aperitivo de pastel de cabrales, con textura cremosa y potente sabor que suponían la antesala perfecta de la comida que nos esperaba, comentaros que este aperitivo lo podéis encontrar en algunas épocas del año dentro de la propia carta del restaurante como entrante
Siguiendo las indicaciones de Maria y de Borja, elegimos uno de los platos emblema de este grupo, que no es otro que las anchoas Doble Cero, traídas directamente desde el puerto de Guetaria, para ser limpiadas y preparadas al estilo tradicional en las cocinas de Esbardos, alejándose de las actuales practicas de planchado que desvirtúan la naturaleza de la anchoa del Cantábrico. La calidad de estas anchoas es por sí sola merecedora de una visita en exclusiva.
Si las anchoas Doble Cero son un referente tanto de El Oso como de Esbardos, otro de los must es el Bonito de Villanueva, lo que comenzó como un elemento de consumo propio o de regalo para los clientes más habituales, se ha convertido en un reclamo para los foddies más curiosos, ya que en las latas envasadas en exclusiva para el Grupo de El Oso, se detalla no la fecha de caducidad sino la fecha a partir de la cual uno puede degustar este manjar, nos han contado que son pocos los que aguantan sin probarlas antes de dicha fecha. En la presentación del plato este se acompañó de unos pimientos asados de manera artesanal en el propio restaurante.
Uno de los platos que más nos llamo la atención, fue la ensaladilla rusa, ya que si bien es un plato que a priori no presenta una gran complejidad en su elaboración, es difícil encontrar sitios en los que realmente se prepare de manera clásica respetando sus sabores tradicionales, por ello queremos incluir la ensaladilla de Esbardos en el Top 5 de las mejores ensaladillas de Madrid para Gastrotxusan.
Como no podía ser de otra manera en un restaurante de cocina asturiana, era necesario probar un plato de cuchara, nosotros tuvimos la mala suerte de que la fabada se había acabado, por lo que nos animamos con las verdinas con rape, hemos de decir que nunca imaginamos que nos alegraríamos tanto de que no hubiera fabada, ya que de otra forma nunca hubiéramos conocido a estas pequeñas desconocidas que son las verdinas y que desde ese día nos tiene enamorados por su finura, textura y sabor, más elegante que el de la propia fabe. (No obstante tenemos que volver a degustar la fabada)
Después de las verdinas y con el deseo de probar una de las creaciones estrella de Esbardos, nos atrevimos con su espectacular Pixín (rape) de barriga negra preparado al horno con ajo y una pizca de guindilla, cuya carne tenía el punto de cocción exacto haciendo de este plato un autentico placer para los sentidos, ya que de un simple bocado se podían percibir los sabores más esenciales de lo que debe ser un plato de mar.
Como colofón a nuestra visita no podíamos olvidarnos de la famosa tarta de queso de María de Lorenzo, cuya receta ha sido copiada por infinidad de restaurantes, pero cuya autoría corresponde en exclusiva a esta Salmantina. En cuanto a nuestra opinión, simplemente os invitamos a que la probéis porque no tenemos palabras para expresar lo mucho que nos gusto.
En cuanto a la bodega decir que su carta cumple las exigencias de los amantes del buen vino, ya que combina los caldos más clásicos con referencias más actuales, por poner un pero creemos que algunos de los vinos tenían el precio un poco elevado.
Por último señalar que Esbardos apuesta por la posibilidad de disfrutar de todas las creaciones de las que os hemos hablado en la modalidad de ración, en las mesas altas de la entrada, ideales para un tapeo distendido, del mismo modo han introducido una carta de Ginebras Whiskies y Rones Premium a un precio imbatible, con los que estamos seguros que van a convertirse en un referente del afterwork de la zona.
Desde Gastrotxusan os invitamos a que conozcáis este restaurante que es todo un lujo para los amantes de la buena mesa y de los productos de primerísima calidad presentados de manera tradicional, en nuestro caso la visita se extendió más allá de las 19h ya que la conversación con Maria y Borja, así como el ambiente nos hacían sentir como en casa.
P.D: Podemos confirmar que el Esbardo se ha hecho mayor y es todo un Oso.
www.restauranteesbardos.com
Calle Maldonado, 4
914 35 08 68
40-50€

Nuestra Puntuación

Se el primero en comentar

Deja un comentario